GRILLA Y PAISAJE

Envolver el paisaje, estructurar el espacio y construir el vacío.
Autor: ANDES – Richard Asto Altamirano, Octavio Montestruque Bisso
Lambda – Claudio Cuneo
Año: 2021

La tensión entre urbanización y paisaje en una situación de inminente transformación, como lo es el sector donde se propone la futura sede del Colegio de Arquitectos del Perú, Consejo Regional San Martín, sugiere un planteamiento que busca la integración de la naturaleza y el paisaje al construir sombras, controlar temperaturas y disolver la separación drástica del interior con el exterior, es decir, se elude la idea de “edificio” en sus términos convencionales de recinto y masa y se busca estructurar el espacio mediante las acciones de envolver el paisaje y construir el vacío.

La propuesta es una estructura genérica para una condición especifica. Una trama espacial de modulo incremental – con luces variables de 2.5m, 5m y 7.5m– con la capacidad de adaptarse a los diversos programas que el encargo requiere. La arquitectura se convierte entonces en un dispositivo mínimo de definición espacial, flexible y adaptable a las circunstancias programáticas específicas y a la integración de áreas más distendidas asociadas a la vía pública.

Esta estructura dual se desarrolla en tres niveles donde cada uno de los bloques que contiene el programa se conforma verticalmente de manera disímil: niveles de altura simple, de doble altura y uno de triple altura que define el espacio jerárquico del proyecto, el sum.

En el primer nivel la estructura materializa una galería permeable entre el interior y el exterior –el edificio público y la ciudad–,un gran espacio para múltiples eventos y una estructura de soporte para los vehículos. Este dispositivo espacial funciona como un andamiaje para que el interior se defina mediante la incorporación de vegetación dotándolo de cualidades bioclimáticas y contextuales, permitiendo que la condición paisajística actual y la futura urbanización, coexistan.

En el nivel sucesivo, sobre la base de los estacionamientos, se ubican las actividades deportivas: un vacío delimitado por la estructura y acondicionado por el paisaje. Hacia la parte frontal y en esquina, se coloca un programa público, es decir, la biblioteca y su extensión hacia un espacio abierto. En medio de ambos programas aparece el vacío del sum rodeado de las circulaciones, integrando las relaciones espaciales de manera vertical.

En el último nivel se ubican las oficinas administrativas y se consolida la infraestructura de control climático en los techos, incorporando ingresos de luz natural regulables, sistemas de control y recolección de aguas de lluvia y paneles solares; todo ello bajo la flexibilidad de la estructura espacial propuesta.

De esta manera, la futura sede del CAP Consejo Regional San Martín se presenta como un modelo de intervención en una zona de expansión urbana de la ciudad de Tarapoto, como un edificio de vocación pública en beneficio de la ciudad, como un dispositivo de control y regulación del clima, como un paisaje que ha sido envuelto por la arquitectura y como un vacío que ha construido un pedazo de ciudad.